Como hacer dormir a un niño

La lectura todo lo cura, si quieres saber como hacer dormir a un niño o a tu bebé, pues has llegado al lugar correcto en el momento correcto, si tienes un bebé debes seguir los siguientes pasos:

Como hacer dormir a un bebé

Durante el día, permite que entre mucha luz solar en tu casa o saca a tu be´be afuera.

Acuesta a tu bebé, durante las siestas durante el día en una habitación bien iluminada (a menos que tenga problemas para conciliar el sueño a la hora de la siesta).

Para inducir la somnolencia nocturna, considere instalar reguladores de intensidad en las luces de la habitación de tu bebé, pero también en otras habitaciones donde ambos pasan mucho tiempo. Baja las luces por la noche (hasta dos horas antes de acostarse) para establecer el estado de ánimo.

Está bien usar una luz de noche en su habitación, pero elige una pequeña y tenue que se mantenga fría al tacto.

Si tu hijo se despierta durante la noche, no enciendas las luces ni lo lleve a una habitación bien iluminada. El cambio de la oscuridad a la luz le dice a su cerebro que es tiempo de despertar. En cambio, tranquilízalo para que vuelva a dormir en su habitación oscura.

Si la luz del sol de la mañana temprano le indica a tu hijo que se despierte demasiado temprano, o si tiene problemas para dormir la siesta por la tarde, considera la posibilidad de instalar persianas que oscurescan la habitación.

Como dormir a un niño

Establecer una hora de acostarse individualizada.

Los niños en edad escolar necesitan entre 9 y 11 horas de sueño cada noche, pero hay una gran variabilidad en las necesidades y patrones de sueño. La mayoría de los niños tienen patrones que no cambian mucho, sin importar lo que hagas. Un niño madrugador se levantará temprano aunque los acueste más tarde, y un niño nocturno por lo general no se dormirá hasta que su cuerpo esté listo.

Establecer una hora para despertar.

Si sabes cuánto tiempo de sueño necesita su hijo y a qué hora se va a la cama, es simple matemática establecer un horario e despertar diario. Permitir que tu hijo duerma un poco más tarde los fines de semana y días festivos es generoso, pero puede prepararlo para una noche larga e insomne. Esas horas extra de sueño afectarán a tu hijo como el jet-lag, lo que hará que su cuerpo se sienta cansado a la hora de acostarse. Mantenga la hora de acostarse y la hora de despertarse de la misma manera, una hora más tarde, todos los días.

También deberías leer:  Pastillas que dan sueño: Con receta y sin receta

Crea una rutina.

Las rutinas son especialmente importantes para bebés, niños pequeños y preescolares. Hacer cosas específicas antes de acostarse, como un baño o una hora de cuento, le indican a su hijo lo que vendrá después. Saber lo que viene a continuación es reconfortante y relajante, estableciendo el ambiente perfecto para ir a dormir. En poco tiempo, el cuerpo de su hijo puede comenzar a tener sueño automáticamente al comienzo de su rutina.

Limitar el tiempo de pantalla.

La investigación ha demostrado que la luz de una pantalla de televisión, teléfono o monitor de computadora puede interferir con la producción de la hormona melatonina. La melatonina es una parte importante de los ciclos de sueño y vigilia. Cuando los niveles de melatonina están en su punto más alto, la mayoría de la gente tiene sueño y está lista para acostarse. Tan solo media hora de televisión u otro tiempo frente a la pantalla antes de irse a dormir puede interrumpirlo lo suficiente como para que su hijo se quede dos horas más. Convierta el dormitorio en una zona sin pantalla o, al menos, asegúrese de que todas las pantallas estén completamente oscuras a partir de la hora de acostarse. Los teléfonos se dejan mejor fuera de la habitación por la noche.

Reducir el estrés antes de acostarse.

Otra hormona que desempeña un papel en el sueño es el cortisol, también conocido como la “hormona del estrés”. Cuando los niveles de cortisol son altos, el cuerpo de su hijo no podrá apagarse y quedarse dormido. Mantenga la calma antes de acostarse, las luces tenues y el ambiente tranquilo. Esto puede ayudar a evitar cantidades excesivas de cortisol en el sistema de su hijo.

Crea un ambiente tranquilo.

Mientras que un animal de peluche puede ayudar a que su hijo duerma más fácil, demasiados juguetes pueden hacerlo más difícil. Las sábanas suaves, los tonos que oscurecen la habitación y la tranquilidad relativa pueden ayudar a su hijo a diferenciar entre el día y la noche, lo que facilita conciliar el sueño.

Por favor, ayúdanos a que esta información llegue a la mayor cantidad posible de personas.

Solamente tienes que compartir este artículo en Facebook, Twitter o WhatsApp.

Muchísimas gracias por tu ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *